CURSOS DE MASAJE PROFESIONAL CON PIEDRAS CALIENTES

Al hablar de masaje lo primero que viene a nuestra mente es descanso, relajación, tranquilidad,  y esa es precisamente la finalidad de esta técnica milenaria conocida a nivel mundial y que a lo largo de los años ha evolucionado hasta tal punto que hoy en día puede clasificarse según el tipo de tratamiento, la zona de aplicación en el cuerpo, la zona geográfica, entre otros;  así pues, son diversas las técnicas de masajes conocidas en la actualidad, y el masaje con piedras es uno de los procedimientos que podrá dominar con nuestros cursos.

Utilización de piedras como terapia

Esta técnica, también conocida como “terapia geotermal”, combina el uso del masaje tradicional con la aplicación de piedras volcánicas a diferentes temperaturas en ciertos puntos del cuerpo. El uso de estas piedras obedece a la idea de que la colocación de las mismas en puntos específicos del cuerpo humano permite el flujo correcto de energías, aumenta el poder de relajación debido a sus propiedades, y asegura la eliminación de cualquier energía tanto a nivel físico como mental.

Así pues, la importancia de la formación de profesionales en masajes con estas piedras representa una garantía, puesto que para poder obtener los efectos deseados a nivel físico y psicológico se debe contar con un profesional que mediante la aplicación de los métodos correctos asegure una experiencia relajante y efectiva a las afecciones de la persona tratada.

¿Qué clase de piedras se deben utilizar para esta terapia?

Las piedras más comúnmente utilizadas son las que se conocen como basálticas, de origen volcánico; estas pueden encontrarse en el fondo del océano y se forman debido al magma cristalizado. Poseen distintos tamaños y formas, además cuentan con un color oscuro (verde o negro), y mientras mayor sea su densidad y color, mayor será la cantidad de hierro que posean, lo que significará una mejor retención de calor. En la terapia se utilizan más de sesenta rocas distintas, cuya temperatura jamás debe exceder los cincuenta grados.

Efectos positivos de los masajes con piedras:

Reducción de dolores crónicos en musculatura y huesos, como efecto de la temperatura de las piedras aplicadas, eliminación de las toxinas por medio del sudor como efecto de las altas temperatura de las piedras, masaje en distintas zonas del cuerpo, ya que las diferentes temperaturas combinadas producen la activación de la circulación sanguínea, reducción y alivio del dolor en diferentes zonas del cuerpo mediante la acción directa ejercida sobre los puntos encargados de transmitir la sensación de dolor al cerebro, mejoramiento del sistema circulatorio a causa de la variación en la temperatura de las piedras, efectos estéticos como mejoramiento en la apariencia de la piel entre otros.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *